26 de abril de 2005

CARRACI

En el Museo del Prado la restauración de "Venus, Adonis y Cupido" de Annibale Carraci (1560-1609) ha revelado la gran calidad del lienzo que se ocultaba bajo repintes antiguos y sucesivas capas de barnices oxidados.

La escena del encuentro y enamoramiento de Venus y Adonis recreada por Carracci se muestra junto a las pinturas que Tiziano y Veronés dedicaron a otros momentos de la secuencia de estos amores mitológicos narrados por Ovidio en las Metamorfosis.
El cuadro de Carracci representa el momento del encuentro y el enamoramiento; el de Veronés, el reposo de los dos amantes y el de Tiziano, el momento de la partida fatídica de Adonis que, alertado por sus perros de presa, se aleja de Venus para ir a cazar al jabalí que le dará muerte.

Además cuatro grabados y dos dibujos contribuyen a explicar el proceso creativo seguido por Carracci, y una serie de piezas muestran la restauración llevada a cabo en la obra, entre las que se encuentran las radiografías que permiten apreciar algunos de los "pentimenti" del pintor.

20 de abril de 2005

PIRANESI VERSUS VIK MUNIZ

Vik Muniz recrea las "Cárceles" de Piranesi en "Prisons of the Imagination".
Las "Invenzioni Capric[ci] di Carceri" de Piranesi, visiones imaginarias de prisiones en arquitecturas imposibles, fueron grabadas en dos series. La primera edición de los grabados fue publicada en 1745 y fechada por su autor en 1742; dicen que estas imágenes son resultado de los delirios febriles ocasionados por la malaria que sufriera en la campiña romana.
Y enn 1761 hace una segunda edición de sus "Prisiones", agregando dos más a las catorce láminas precedentes.

En esos grabados Piranesi transforma las ruinas romanas en fantásticos y enormes calabozos dominados por largos y oscuros pasadizos, empinadas escaleras a increíbles alturas y extrañas galerías que no conducen a ninguna parte.
Ahora Vik Muniz recrea esos espacios imaginados en esta serie de reproducciones de reproducciones; no con la intención de imitar o mejorar el original, sino con la de animar al espectador a revisitar el original.


Vik Muniz
Carceri IV, La gran Plaza

12 de abril de 2005

MAGRITTE

El Foro de las Artes de Viena inaugura la exposición de 70 lienzos "René Magritte: la llave de los sueños” (nombre de uno de sus cuadros); la muestra está dispuesta en orden cronológico y muestra las obras de Magritte (1898-1967) desde mediados de los años 20, bajo la influencia de la pintura metafísica del italiano Giorgio de Chirico, hasta los años 60.
Todas ellas, en su conjunto, ayudan a redescubrir a un artista que, nacido del surrealismo, se convirtió en referente para muchos creadores de generaciones posteriores y movimientos artísticos como el pop y el arte conceptual.


El imperio de las luces (1954)

6 de abril de 2005

MAX ERNST

El Metropolitan de Nueva York inaugura la primera retrospectiva organizada en EEUU en los últimos treinta años de Max Ernst, cofundador del movimiento dadá y del surrealismo.
La exposición reunirá unas 175 obras que recorren el desarrollo estilístico, técnico y temático del artista, desde su primera aproximación al cubismo/expresionista hasta sus novelas-collages y pinturas realizadas con técnicas innovadoras.

Fue el trabajo de Giorgio de Chirico el detonante del nuevo rumbo que tomaría la obra de Ernst en la década de los años 20, que se manifestó en "collages" y en las que hoy estilísticamente se consideran primeras pinturas surrealistas.

Entre éstas pinturas "protosurrealistas" destacan "Elefante Celebes" y "Ubu Imperator", que, muy al estilo de De Chirico, presentan asociaciones ilógicas de partes y elementos en paisajes solitarios de perspectivas confusas y bañados de duras sombras.

Poco después de realizar estos trabajos, Ernst comenzó a experimentar con la técnica semiautomática del "frottage", que consiste en frotar grafito o pastel sobre papeles colocados encima de superficies de rica textura, a fin de "grabar" sus diseños. Ernst aplicaría luego ésta técnica a la pintura, un proceso que acuñó como "grattage" y que utilizaría para representar bosques, conchas marinas, flores y pájaros.

El artista adoptaría posteriormente la técnica "decalcomanía", que se logra al aplicar una capa de pintura sobre el lienzo y luego un trozo de papel o vidrio encima que, al ser presionado y levantado, deja patrones y manchas de formas orgánicas.

En sus pinturas solía representar bosques, ciudades en ruinas y materia orgánica en descomposición, así como mujeres cubiertas de plumas o con cabeza de pájaro, bestias y seres deformes, temas alejados de la realidad política de ese momento.

En los años 40, Ernst se mudó a Arizona con su cuarta esposa, la pintora estadounidense Dorothea Tanning, donde pintaría escenas que reflejan los saturados colores del paisaje desértico y donde se aproximaría, tangencialmente, a la abstracción.

Ernst regresó a París en 1953, y murió allí el 1 de abril de 1976, la noche antes de cumplir 85 años.


Los cormoranes, 1920.