16 de febrero de 2005

RETRATOS

"Los retratos de Memling", una exposición organizada por el Museo Thyssen-Bornemisza en colaboración con el Groeningemuseum de Brujas y la Frick Collection de Nueva York, reúne casi la mitad de la producción retratística de uno de los pintores holandeses más destacados del siglo XV.

La muestra está concebida como un recorrido cronológico que permite observar las diversas variaciones que logra el pintor en su estilo de retratos.
La producción de Memling fue eminentemente de temática religiosa, y en ella el conjunto de los retratos, 30 en total, constituye lo más original, donde introdujo suaves paisajes como fondos de sus retratos, motivo que empleó con más asiduidad para representar a sus clientes italianos, una de sus grandes innovaciones dentro del género.
En los retratos los fondos de campos o terrazas sirven para realzar las figuras, representadas en tres cuartos o de medio cuerpo, una novedad dentro de la retratística flamenca del momento, y también jugó con los marcos de las tablas para aumentar los efectos espaciales de sus modelos.

Sus obras mas tempranas se caracterizan por un moldeado liso y tenso, de una cierta frialdad, mientras en los mas tardíos la pincelada se vuelve ágil y espontánea, su técnica es más suelta y al tiempo forma y segura, y por encima de todo su maestría en la ejecución, virtuosismo y precisión en la definición de los rasgos de la cara y los detalles del traje o los paisajes.


Retrato de hombre desconocido
1490

10 de febrero de 2005

PUERTAS

Ya es una realidad The Gates, la obra de Christo y Jeanne-Claude en la que se instalarán temporalmente 7.500 puertas de 4,9 metros de alto, de cada una de las cuales colgarán telas de color azafrán.

Las puertas se están colocando a lo largo de 37 kilómetros de senderos y podrán ser vistas sólo durante dos semanas, hasta el 27 de febrero, tras lo cual serán desmontadas y se reciclarán las 4.799 toneladas de acero y los 187.311 Km. de hilo de nylon.

En el blog The Gates @ Central Park se pueden subir fotos, comentarios y críticas de los visitantes.

+ fotos en www.fotolog.net/the_gates

7 de febrero de 2005

ARTE ES VIDA, VIDA ES ARTE

Las vitrinas e instalaciones de Joseph Beuys, el artista alemán más influyente del siglo XX, llegan a la Tate Modern de Londres en la mayor retrospectiva de los últimos 10 años dedicada en Europa al llamado "poeta de la grasa".
En las 10 salas de la Tate que ocupa la exposición el espectador puede recorrer las tres áreas del universo creativo del autor: sus vitrinas, sus performances y sus instalaciones.

Una de las salas acoge 16 vitrinas, instalaciones en miniatura que guardan todo tipo de objetos y materiales, un maletín, una botella, basura, una flor o tierra, entre los que predomina el sebo, que Beuys utilizó durante toda su carrera.

Su predilección por las grasas animales parece tener su origen en una experiencia vivida en la Segunda Guerra Mundial, en la que casi pierde la vida; en 1944, su avión fue derribado sobre Crimea y el artista fue rescatado por nómadas tártaros que salvaron su vida gracias a los cuidados que le prodigaron, curándole de sus heridas y protegiéndoles del frío con grasa y piezas de fieltro.

La instalación "El paquete" (1969) consta de una vieja furgoneta Volkswagen de la que cuelgan una treintena de trineos equipados con linternas y bolas de sebo.
Ese trabajo evoca el accidente de Crimea y supone una metáfora de la supervivencia humana, pues, según el propio autor, "la Volkswagen es de utilidad limitada en caso de emergencia, y medios más directos y primitivos deben adoptarse para garantizar la supervivencia".


1 de febrero de 2005

INMATERIAL Y MONOCROMO

Desde ayer y hasta el mes de mayo se podrá visitar en el Museo Guggenheim Bilbao la exposición "Yves Klein", una retrospectiva que recorre la trayectoria artística de este creador que pese a lo prematuro de su muerte en 1962 a los 34 años y lo corta de su carrera (7 años), fue precursor de muchas de las tendencias artísticas predominantes en el panorama artístico internacional de la segunda mitad del siglo XX como el happening, la performance, el arte corporal o el arte conceptual, así como de la pintura monocromática.

En esta retrospectiva se podrán ver ejemplos de cada una de sus etapas pictóricas: sus primeras pinturas monocromas en naranja, amarillo, verde, rojo, negro o blanco; las famosas monocromías azules y los relieves y esculturas de esponja; sus polémicas antropometrías, para las que utilizaba modelos femeninas a modo de brochas vivientes; las monocromías doradas y sus experimentos finales con fuego y elementos de la naturaleza.


Salto al vacío de Yves Klein.