5 de mayo de 2005

FOTOGRAFIANDO LO COTIDIANO

André Kertész (1894-1985) inició su carrera fotográfica en 1912, cuando compró su primera cámara y comenzó a fotografiar escenas cotidianas de su Budapest natal.
En 1925 se trasladó a París, donde inicia una relación con el mundo artístico de Montparnasse, se instala como fotógrafo ilustrador; fotografia a Leger, Mondrian, Chagall, Brancussi, Collete...Trabaja independientemente para revistas francesas, alemanas y británicas. Conoce a Brassai y Cartier-Bresson.

En 1936 emigra a Estados Unidos, donde trabaja realizando fotografías de arquitectura para diversas publicaciones gráficas y como freelance de revistas como Harper's Bazaar y Vogue.
Su trabajo no se da a conocer al gran público hasta que en 1964 el MOMA organizó una exhibición individual de su obra. A partir de ese momento su obra fue expuesta en los principales museos internacionales y su obra reconocida como una importante influencia en el nacimiento del fotoperiodismo y de la fotografía artística.

En los años 60 se siente atraído por los edificios de la ciudad, creando unas imágenes abstractas, tomadas desde su casa, en una planta 12, donde se dominaba Washington Square, relegando a un segundo plano el papel de la gente.

André Kertész en la Galería Nacional de Arte de Washington.