16 de febrero de 2005

RETRATOS

"Los retratos de Memling", una exposición organizada por el Museo Thyssen-Bornemisza en colaboración con el Groeningemuseum de Brujas y la Frick Collection de Nueva York, reúne casi la mitad de la producción retratística de uno de los pintores holandeses más destacados del siglo XV.

La muestra está concebida como un recorrido cronológico que permite observar las diversas variaciones que logra el pintor en su estilo de retratos.
La producción de Memling fue eminentemente de temática religiosa, y en ella el conjunto de los retratos, 30 en total, constituye lo más original, donde introdujo suaves paisajes como fondos de sus retratos, motivo que empleó con más asiduidad para representar a sus clientes italianos, una de sus grandes innovaciones dentro del género.
En los retratos los fondos de campos o terrazas sirven para realzar las figuras, representadas en tres cuartos o de medio cuerpo, una novedad dentro de la retratística flamenca del momento, y también jugó con los marcos de las tablas para aumentar los efectos espaciales de sus modelos.

Sus obras mas tempranas se caracterizan por un moldeado liso y tenso, de una cierta frialdad, mientras en los mas tardíos la pincelada se vuelve ágil y espontánea, su técnica es más suelta y al tiempo forma y segura, y por encima de todo su maestría en la ejecución, virtuosismo y precisión en la definición de los rasgos de la cara y los detalles del traje o los paisajes.


Retrato de hombre desconocido
1490