1 de diciembre de 2004

DISEÑANDO PARA LA MUJER MODERNA

La exposición "Shocking! The Art and Fashion of Elsa Schaparelli", organizada por el el Museo de Arte de Filadelfia y que se pudo ver este verano en el Museo de la Moda de París, homenajea a la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli (1890-1973) con la muestra de 250 de sus modelos y diseños que permiten recorrer la obra de esta "artista que hace vestidos", como la calificaba su gran rival, Coco Chanel.
Schiaparelli se auto calificaba como "una modista inspirada".

La exposición se propone explicar el genio creativo de "una mujer de ideas, cuyos amigos eran los surrealistas y que hizo realizar sus modelos por los más grandes artistas franceses", la conservadora del museo, quien también señala que Schiaparelli fue "la primera que inventó el desfile-espectáculo, esto es, el tema para una colección".

Schiaparelli nació en Roma en el seno de una familia burguesa y en 1916 conoció a Gabrielle Picabia, la mujer del pintor dadaísta Francis Picabia, quien le presentaría después al pintor y fotógrafo Man Ray.
Tras separarse poco después de su marido, Elsa Schiaparelli se instaló en París, donde se reencontró con sus amigos artistas y conoció a Jean Cocteau, Salvador Dalí y Pablo Picasso.

Después de trabajar como diseñadora en una pequeña firma de moda, decidió abrir su propia casa de alta costura en el número 21 de la Plaza Vendome.
Sus prendas sport, sus trajes de calle y sus trajes de noche harían furor entre las más elegantes de la capital francesa.
Muchas de sus creaciones más innovadoras se deben a la colaboración con la casa Lesage, los grandes bordadores de esos años, como su colección "Circo" (1938) o "La Música" (1939).