4 de octubre de 2004

CUADROS DE NORUEGA

CUADROS DE NORUEGA
Mientras seguimos sin noticias de las tres obras de Munch robadas en agosto, el Museo Munch de Oslo presta al Kunsthalle de Emden (Alemania) 63 obras que Munch pintó en Noruega, cuando se estableció allí tras sus estancias en Francia y Alemania.

En 1885 realiza su primer viaje a París para estudiar y allí volverá en los años que van de 1889 a 1892; en París comienza con la temática que se acerca al drama humano con sus temores, obsesiones... y allí descubre a Gauguin, en él encuentra una imagen simplificada que le va a ser útil para transmitir la angustia y la soledad.

En Berlín, tras su participación en 1892 en la exposición de la Berliner Künstlerverein (Círculo de artistas berlineses), se convierte en una figura clave para los expresionistas; realiza exposiciones por toda Alemania sentando las bases de una profunda influencia en el arte centroeuropeo.

Los años previos a la crisis nerviosa de 1908 son de continuos viajes, alternando largas estancias en Alemania y París, con veraneos en su casa Noruega de Argardstran, en el fiordo de Oslo; en otoño de ese año sus problemas nerviosos, agravados por los efectos del alcoholismo, le obligan a permanecer internado ocho meses en una clínica psiquiátrica de Copenhague.

Restablecido, regresa a Noruega e inicia un periodo en el que su obra muestra una nueva vitalidad. Un excelente ejemplo de ello son los paneles que decoran el Aula Magna de la Universidad de Oslo y el vigoroso y brillante colorido de sus paisajes. Este optimismo es paralelo al reconocimiento general de su obra, que se concreta en la exposición del Sonderbund de Colonia en 1912 y la del año siguiente de Berlín.

Munch pasará las últimas dos décadas de su vida retirado en su finca de Ekely, en las afueras de Oslo, dedicado con renovada intensidad a la pintura.