13 de julio de 2004

FRIDA

"Mi cuerpo es un marasmo. No puedo escapar de él. Como un animal que siente su muerte, siento que la mía se instala en mi vida con tanta fuerza que me priva de cualquier posibilidad de lucha. No me creen, porque me han visto luchar tanto. No me atrevo a creer que podría equivocarme, esa clase relámpagos no existen.

Mi cuerpo me abandonará, a mi, que siempre fui su presa. Presa rebelde, pero presa. Sé que nos vamos a aniquilar mutuamente, así que la lucha no tendrá vencedor. Vana y permanente ilusión creer que el pensamiento, porque está intacto, puede liberarse de esa otra materia hecha carne.

La vida es cruel encarnizándose de este modo conmigo. Debiera de haber distribuido mejor sus cartas. Tuve demasiado mal juego. Un tarot negro en el cuerpo".

Al amanecer del 13 de julio de 1954 encontraron a Frida muerta en su cama.

Su último cuadro fue un bodegón titulado Viva la vida!

Sus últimas palabras, una frase en su diario: "Espero que la salida sea afortunada y espero no volver jamás".