25 de mayo de 2004

EL TALLER DEL ARTISTA

Entre 1985 y 2003, de París a Barcelona, de Gao a Palermo, de Mallorca a Ségou, el fotógrafo Jean-Marie del Moral acompañó a Miquel Barceló en sus talleres y fotografió minuciosamente su universo, los objetos y detalles esenciales en el imaginario del artista mallorquín.

"El taller de Barceló era extremadamente grande y contenía un gran número de telas aún sin finalizar, todas ellas adosadas a la pared. El suelo estaba lleno de papeles, de paquetes de cigarrillos Gitanes vacíos, de botes de pintura de los cuales emanaba un olor acre, ácido. Barceló hablaba poco, absorto únicamente en su trabajo. Comprendí rápidamente que no le gustaban los fotógrafos. Aún hoy percibo su apuro, su timidez mientras se balanceaba apoyándose en un pie y luego en otro, con la mirada clavada en el suelo.

Mis primeras fotografías de Miquel deseaban sobre todo mostrarlo mientras trabajaba. Fotografié detalles de sus distintos talleres. Lo visitaba regularmente. Desde el momento en que Miquel me hablaba de un proyecto, de un viaje, yo siempre me las arreglaba para visitarle durante un corto periodo de tiempo. Estuve con él en Barcelona, en Palma, durante su primera estancia en Gao, luego en Ségou, en el país Dogón, en Palermo. Yo siempre partía sin la menor idea preconcebida, sin saber con qué iba a encontrarme, llevado únicamente por la idea de mostrar al pintor a través de fotografías."

Jean-Marie del Moral en Photogaleria.com