1 de diciembre de 2003

GENIALIDAD
Botticelli. De Lorenzo el Magnífico a Savonarola es la exposición del Museo de Luxemburgo en que se reúnen 19 pinturas y 6 dibujos de Botticelli, dos obras de taller y algunos lienzos de otros artistas florentinos como Leonardo da Vinci, Piero di Cosimo y Filippino Lippi.
El principal objetivo de esta exposición es corregir cierta imagen distorsionada de la obra de Botticelli. Durante demasiado tiempo la fama de este pintor se ha vinculado a cuadros como "La primavera" y "El nacimiento de Venus", exagerando su interpretación estetizante. Algunos críticos ingleses, como Walter Pater y John Ruskin, subrayaron la actitud melancólica de las figuras, la suavidad y la elegancia de las composiciones.
Pero esta visión resulta parcial y niega la complejidad estilística y conceptual del pintor.
Definido por Vasari "extravagante y sofisticado", se formó en la Florencia de las últimas décadas del siglo XV, en un clima cultural marcado por el humanismo propiciado por los Médicis e influenciado por la filosofía neoplatónica.
Botticelli intentó entonces una conciliación entre fe y razón, entre el mundo clásico y la modernidad, siguiendo los dictados de la filosofía imperante. La sobria compostura filosófica se vio pronto sacudida por las predicaciones visionarias de Savonarola.
Esta duplicidad es visible en las obras expuestas, que se presentan según un orden cronológico.