11 de febrero de 2003

REGRESOS
El paso por Nogent-sur-Seine, un pueblo cercano de París, fue determinante para la futura carrera artística de Camille Claudel; alli vivían dos importantes escultores de la época Alfred Boucher (1850-1934) y Paul Dubois (1829-1905). Ambos conocieron el precoz trabajo escultórico de Camille y con su apoyo logró entrar en la Academia Colarossi de París, uno de los pocos centros que aceptaba mujeres.

En el museo de Nogent sur Seine exponen ahora parte de su obra escultórica: 55 mármoles, bronces, yesos, terracotas, procedentes de la colección reunida por su sobrina-nieta, Reine Marie Paris. Además de 10 obras de Rodin y 13 de Alfred Boucher.