24 de febrero de 2003

CONVICTOS
Tras la pérdida de las colonias americanas y la saturación de las cárceles inglesas, el gobierno inglés decidió buscar un nuevo lugar para trasladar a sus convictos; en 1779 John Banks, un botánico que viajaba con el capitán Cook, sugirió Australia como lugar idóneo para resolver este problema.
La primera flota que llegó a Australia el 26 de enero 1788 estaba compuesta por once barcos en los que viajaban 750 hombres y mujeres convictos, cuatro compañias de marinos y víveres para dos años.
Mientras Australia fue la mayor carcel inglesa unas 160.000 personas fueron deportadas allí.

La exposición "Convictos", en el Hyde Park Barracks Museum de Sidney reúne pinturas, dibujos, imágenes de vídeo y digitales que son testimonio del aislamiento, falta de libertad y duras condiciones de vida que se sufrían en los centros penitenciarios.