13 de enero de 2003

FLUYENDO
Los grabados japoneses ukiyo-e ("el mundo que fluye") se crearon a partir del siglo XVII en la ciudad de Edo (actualmente Tokio), en la que después un siglo de guerras desastrosas, el reinado Tokugawa logró consolidar un período de paz en el que la cultura popular comenzó a reavivarse.
Edo llegó a ser una gran metrópoli, en la que vivia una población compuesta en su mayoría por comerciantes y artesanos que estaban al servicio de una élite militar y de su sofisticada y lujosa forma de vivir. En algunos distritos se desarrolló una cultura especialmente centrada en el placer que sería el tema principal de los ukiyo-e (panorámicas de Edo, escenas del teatro kabuki, batallas históricas, escenas de caza y escenas en las casas de geishas...).

Muy rápidamente la temática de estas obras se popularizó; había un mercado de ilustraciones de moda, calendarios, tarjetas de felicitación, libros ilustrados, guías de viaje y de entretenimiento, pornografía y material que promocionaba el teatro kabuki, los burdeles, los salones de té y restaurantes
Un grupo de artistas pasó a trabajar la técnica xilográfica para responder a la demanda cada vez más creciente. Entre 1716 y 1736, la impresión de este género de grabado se masificó, y ya hacia finales del siglo XVII se había perfeccionado hasta dominar la policromía con gran maestría.

A lo largo del siglo XVIII se refina la técnica y se introducen nuevos generos como el retrato y el paisajismo, adoptando la perspectiva occidental. Ya en el siglo XIX llega la decadencia de los grabados, la calidad técnica de los artistas se hizo mucho más deficiente, los diseños fueron más vulgares y las composiciones más toscas, en parte debido a la gran demanda de grabados. El fin de los ukiyo-e llegó en el año 1868 con la revolución Meiji.

En la última década del siglo XIX los ukiyo-e llegan a una Europa necesitada de nuevos referentes artísticos; Van Gogh, Degas, Monet o Toulouse-Lautrec tenian colecciones de estos grabados y las estudiaron y utilizaron como inspiración para sus obras.

Ukiyo-e del día.