11 de diciembre de 2002

A CONTRACORRIENTE
El Macba acoge hasta mediados de febrero una exposición retrospectiva del artista alemán Peter Heiterskamp (1943-1977), alias Blinky Palermo (apodo que le puso Joseph Beuys, tras su primera exposición individual en 1964, por su parecido con el mafioso manager del boxeador Sonny Liston).
Palermo en sus escasos 14 años de carrera exploró los límites de la pintura abstracta jugando con las posibilidades del color y experimentó con diversos materiales y formas, estudiando las relaciones entre la pared y el espacio delimitado por el cuadro.

Su inicio con la pintura clásica para pasar después a una fase de experimentación y dirigirse a un arte más simplificado influido por Piet Mondrian y De Stijl. Además de pinturas (sobre lienzo, sobre metal y tejidos), dibujos, grabados, pinturas-objeto y pinturas murales que realizó entre 1963 y 1977, la exposición reconstruye también la instalación que Palermo llevó a cabo para la Bienal de Venecia en 1976, "Los cuatro puntos cardinales", un espacio que permite captar su obsesión por sustituir la contemplación por la experiencia, y proyectar esta en el ámbito de la vida.