9 de agosto de 2002

UN POCO DE COLOR, POR FAVOR
El calendario dice que hoy es nueve de agosto pero parece nueve de noviembre; llueve ininterrumpidamente desde hace doce horas; salgo en tren de una ciudad gris para irme a otra aún más gris y me acompañan calle melancolia de Sabina y algunos poemas de románticos ingleses, y por el camino un paisaje ruinas industriales y campos segados.

Necesito color. Mucho color.