17 de mayo de 2002

LA MANO DERECHA DE GAUDI
El MNAC presenta, dentro del del año Gaudí 2002, una muestra que tiene como protagonista la obra de uno de los colaboradores más destacados de Antoni Gaudí: Josep Maria Jujol (1879-1949).

Fue una figura destacada de la arquitectura catalana de principios del siglo XX, desarrolló una obra modesta en encargos y limitada en número, pero dotada de un aire de modernidad que, más allá de su tiempo, ha servido de estímulo e inspiración a notables creadores del arte actual. En cada una de sus construcciones, el artista se revela no sólo como arquitecto, sino también como herrero, pintor, diseñador de muebles y de otros objetos, como luces, rejas o sagrarios, que transforma en creaciones insólitas y desconcertantes.

La exposición "Jujol, diseñador" reúne cerca de un centenar de piezas (la mayoría inéditas), procedentes de diferentes instituciones públicas, del patrimonio eclesiástico, de colecciones particulares y, muy especialmente, del archivo y de la familia Jujol. A través del recorrido expositivo, el visitante podrá contemplar sus primeras obras realizadas en colaboración con Gaudí, pero también, y sobre todo, su producción independiente, que incluye atrevidas creaciones de diseño para Pere Mañach (uno de sus mejores clientes), de las cuales hay que destacar la naturaleza humilde de los materiales utilizados (a menudo reciclados), la rica policromía (Gaudí admiraba el dominio del dibujo y del color de Jujol) y las connotaciones espirituales de sus objetos, sin dejar de lado otros aspectos que configuran su obra polifacética e inclasificable.