30 de abril de 2002

BATALLA POR LA RECUPERACION
La Batalla de Anghiari, pintura mural que Leonardo da Vinci dejó inacabada en una pared de la Sala del Gran Consejo en el Palacio Vecchio de Florencia, es uno de los grandes fantasmas del arte. Esta obra debía colocarse en la pared opuesta del salón donde se representaría la Batalla de Cascina, obra de Miguel Angel (de la que sólo hizo el boceto).
Leonardo comenzó sus trabajos en el año 1503 (pintando en el muro en 1504), pero dejó incompleta la obra en 1506 cuando se fue a Milán; después, la pared fue cubierta con los frescos de Giorgio Vasari, cuando el arquitecto, pintor y biógrafo, realiza diversas obras entre 1563 y 1565, para transformar esa sala en el actual Salón del Cinquecento, dotado de un ambiente fastuoso, digno del poder de los Medicis.

La investigación de la obra de Leonardo es un sueño que aflora periódicamente, y una pérdida a la cual no se resignan los estudiosos del arte; en la segunda mitad de los años setenta se realizaron exhaustivos estudios sin conseguir éxito alguno, pero desde Enero del 2001 se ha reemprendido la búsqueda de esta obra maestra de Leonardo. Una empresa florentina especializada en el análisis de obras de arte es quien se está encargando de los análisis. Los técnicos están reconstruyendo la historia arquitectónica del Palacio Vecchio empleando sofisticada tecnología; utilizando técnicas termográficas y radares se intenta localizar las huellas de la pintura de Leonardo debajo de los murales de Vasari.