11 de marzo de 2002

PASANDO EL RATO EN LAS CATACUMBAS
En estos tiempos en que coliseos, templos, catacumbas, foros...se han convertido casi en un parque temático más, en espacios desvirtuados completamente y en paso obligado de manadas de turistas ávidos de cultura, surgen formas alternativas de turismo, es la llamada exploración urbana: una actividad a la que todos hemos dedicado horas, días, semanas o meses de verano cuando eramos crios: una casa abandonada, una puerta abierta a lo desconocido, un muro por el que escalar, un coche abandonado...cualquier opción era buena teniendo un espíritu aventurero.

Pues bien, estos modernos exploradores hacen casi lo mismo, eso si, se han organizado en grupos y utilizan la Red para planear y publicitar sus acciones: visitas a fábricas abandonadas, tuneles de metro que ya no se utilizan... Su ideario dice: "La exploración urbana no consiste en entrar por la fuerza en cualquier edificio. No somos ni ladrones ni vándalos. Cuando entramos en un recinto es porque este ha sido abandonado, o porque es posible "infiltrarse" en él por medios legítimos. No nos interesa colarnos en edificios para acosar o aterrorizar a sus habitantes. No pretendemos robar ni destruir propiedades. Lo único que queremos es vivir una aventura".
Como ejemplo de todo esto las estupendas fotografías de Shaun O'Boyle en Modern Ruins, pruebas gráficas de sus visitas a manicomios, reformatorios, centrales eléctricas, hospitales o cárceles.

Una variante que ha surgido en París es la utilización de las catacumbas como espacio de creación artística. Interesante iniciativa.