28 de febrero de 2002

OKUPAS EN EL SANTUARIO DADÁ
Un grupo autónomo de artistas "okupa" desde comienzos de febrero el famoso Cabaret Voltaire, de Zúrich, que fue cuna de Dadá, movimiento iconoclasta de vanguardia de comienzos del siglo XX. Los artistas "okupas" quieren que la UNESCO compre el edificio para convertirlo en un santuario de ese movimiento de protesta antibelicista, en el que militaron artistas tan conocidos como Hans Arp, Tristan Tzara o Max Ernst.

La fachada del edificio aparece cubierta de diarios y carteles y sobre la puerta figuran los tres santos patronos de la ciudad, Félix, Regula y Exuperanthius, disfrazados de ejecutivos y portando en los brazos sus propias cabezas. El edificio, situado en el barrio de Niederdorf, que estuvo más de un año vacío tras haber albergado una serie de tabernas y locales nocturnos, ha sido comprado por una aseguradora que quiere renovarlo y dedicarlo tal vez a apartamentos de lujo.

El 2 de febrero, un grupo autónomo de artistas tomó posesión de los locales en un intento de resucitar Dadá: en las paredes se han colgado carteles de manifestaciones de aquel movimiento así como vestidos de la época. Se trata de un lugar de exposición permanente en el que cualquier artista o quien se considere como tal puede exhibir gratuitamente el fruto de su genio, su imaginación o su simple ocurrencia. Los sábados se celebra a medianoche una misa Dadá, en la que se recita una "madrenuestra", y la sátira, la burla del orden establecido y todo lo que suena a irreverente están a la orden del día.