7 de febrero de 2002

JUEVES DE COMADRES
Hoy se celebra en Asturias (no en toda la Comunidad, eso es cierto) el Jueves de Comadres, una de esas fiestas recuperadas de la tradición en los dos últimos decenios y que están tomando cada vez más importancia.
Se celebra en fecha variable pero siempre el jueves anterior al miércoles de Ceniza; sobre el origen de la fiesta pues hay para todos los gustos: desde los que piensan que se remonta a los siglos XIV-XV y que se celebraba en el tiempo en que las madrinas entregaban a sus ahijados el "bollu", a los dicen que tendría lugar en el momento en que intervieran las Celestinas o Comadres para reconciliar o arreglar los enfados de las parejas de novios o matrimonios para que de esta manera pudieran entrar en la Cuaresma reconciliados.

La idea más coherente nos la da Julio Caro Baroja, quien en un estudio sobre las fiestas de Comadres afirma que en España se celebraban y se celebran por las mismas fechas unos festejos con unas características parecidas, lo que hace suponer que todas ellas tuvieron un origen común en las fiestas romanas llamadas Matronalia, la fiesta de las mujeres casadas.
Las Matronalia eran unas fiestas consagradas a Juno, cuyo sobrenombre era Matrona, y que protegía a las mujeres embarazadas.
Estas fiestas eran celebradas en las Calendas de Marzo por las mujeres casadas, en memoria de la terminación de la guerra entre los sabinos y los romanos. En ellas se hacían sacrificios a Juno y las mujeres, que se adornaban con flores en ofrenda a la mencionada diosa, concedían a sus sirvientas los mismos privilegios que sus maridos concedían a los esclavos en las Saturnalia, pues eran ese día depositarias de la autoridad y el mando.

Ya en la Edad Media, la Iglesia veía con cierto recelo estas celebraciones (Ausonio señalaba que las Matronalia se celebraban incluso entre los cristianos), pero, al no poder suprimirlas, les dio un significado distinto, haciendo derivar el antiguo concepto de matrona al de madrina, como parentesco espiritual que adquiere ésta con la madre del bautizado.

La fiesta se mantuvo durante siglos con pequeños cambios pero con la misma idea originaria; dando un salto en el tiempo, tras su prohibición durante el franquismo (como ocurrió con las otras fiestas relacionadas con el Carnaval) ha retomado en los últimos años un caracter más reivindicativo sobre los derechos de las mujeres etc...y también ha cambiado su forma de celebración: si antes se hacia una merienda en el campo, ahora lo que se lleva es cena en un restaurante o sidrería y espectáculo de sexy-boys. Es, de todas maneras, un día (mejor, una noche) para disfrutar entre amigas; un día para comadrear.