21 de febrero de 2002

ESPACIOS - LUGARES
Per Barclay es un artista noruego que comenzó su carrera en Italia, donde se dirigió para completar sus estudios de arte. Allí pasó por el Istituto Statale de Florencia, la Academia di Belle Arti de Bolonia y la de Roma. A partir de 1984, expone sus trabajos con regularidad en galerías italianas y noruegas y, tras su reconocimiento internacional, comienza a exponer en los principales centros de arte contemporáneo de Europa, en colaboración con los cuales ha ido desarrollando sus instalaciones y su obra fotográfica.

Hasta el 20 de abril, la sala de exposiciones del Koldo Mitxelena Kulturenea acoge una exposición de Barclay en la que se incluyen fotografías e instalaciones, dos de ellas creadas especialmente para esta muestra, coproducida entre el Kunsthall Museum de Bergen y el Centre de Creation Contemporaine de Tours.
En una de las instalaciones diseñadas especialmente para esta muestra permite que los espectadores puedan caminar alrededor de una habitación sobre la que cae luz cenitalmente desde el techo.
La otra pieza exclusiva para esta exposición se incluye dentro de su serie de las casas, con la que mantiene una serie de diferencias, siendo la más importante el uso del tipo de cristal utilizado, que es un falso espejo. Barclay permite así una única visión exterior, en la que la persona puede observar lo que pasa dentro de la casa, pero no puede participar ni refugiarse en ella. Además, el artista ha reconstruido para esta ocasión una de sus instalaciones sonoras, basada en dos sacos que emiten sonidos cuando el visitante se sitúa bajo uno de ellos.

Se presentan también ejemplos de sus trabajos de digitalizaciones fotográficas murales, "Bailarina, 2001" y "Gigante, 2001". Hay ejemplos, asimismo, de sus grandes bolsas semihinchadas, en las que el espacio no queda definido por sus límites sino por su ocupación. La muestra se completa con algunas de sus fotografías de figuras humanas, que define como "esculturas", y con una de sus piezas más rotundas, "Guillotina, 1997", que "refleja la sensación de poder como forma de belleza".

El tema principal de su obra es el espacio; define sus propuestas como "lugares", entornos que crean una situación de tensión en el espectador. Es famosa su serie Oil Rooms: en la que extiende agua, aceite o sangre sobre el suelo de los ámbitos que fotografía (habitaciones iluminadas y vacías, sórdidos paritorios, viejos mataderos municipales), consiguiendo, de un lado, una imagen invertida de la realidad, lo cual podría interpretarse como la ilusión que muchas veces adopta nuestro conocimiento del mundo, y, de otro lado, ofreciendo inquietantes metáforas de la soledad y de la muerte.