8 de febrero de 2002

DESAYUNANDO ABSENTA
La absenta fue una bebida que estuvo muy de moda en el siglo XIX, especialmente en los medios literarios y artísticos (bebían absenta poetas como Rimbaud, Wilde, Baudelaire y Verlaine, y pintores como Van Gogh, Lautrec y Manet).
Se creía, en estos ambientes culturales, que la absenta estimulaba la creatividad; uno de los efectos del consumo masivo de la absenta es un síndrome, llamado absintismo, que se caracteriza por adicción, hiperexcitabilidad y alucinaciones.
A partir de 1850 comenzó a cundir la alarma sobre las consecuencias de su abuso y fue prohibida en muchos países; prohibición que ha llegado hasta la actualidad. Aunque, curiosamente, está de nuevo de moda en toda Europa desde que en varias webs se puede comprar directamente el licor y además se ofrecen recetas, descripciones de sus efectos alucinógenos y mitología sobre esta bebida.

En fin, a lo que iba, llega a Barcelona el artista norteamericano Raymond Pettibon para inaugurar su monográfica en el MACBA de Barcelona y en la rueda de prensa, tras anunciar que se había desayunado una botella de absenta, monta el lio al proclamarse partidario de la filosofía de Bin Laden, ya que quiere que Estados Unidos desaparezca de la política internacional.
No hay mejor cosa para promocionarse que la polémica y Pettibon lo sabe muy bien. Sus declaraciones no tienen desperdicio: "lo que admiro de Bin Laden es su filosofía, porque quiere que Estados Unidos desaparezca de la política internacional, que deje de hacer lo que ha estado haciendo en Arabia, Israel y Egipto"; arremetió contra "el régimen radical de derechas que ha dominado Estados Unidos, con Reagan, Clinton y Bush"; y declaró: "Amo a mi país, al menos el planteamiento inicial cuando surgieron los Estados Unidos", pero "habría sido mejor si también hubieran desaparecido el Pentágono, el Capitolio y la Casa Blanca".

La exposición del MACBA contiene cerca de mil dibujos sobre papel, murales diseñados y ejecutados especialmente para los espacios de este museo, cinco películas en vídeo y también música, libros y notas procedentes del archivo del artista.
En sus obras combina imagen y palabra; muchas de sus imágenes pertenecen a la cultura de masas, la televisión (Perry Mason o las películas de serie B), las revistas y cómics como Krazy Kat, de George Herriman, y Terry & The Pirates, de Milton Caniff. Lo mismo ocurre con los textos que incorpora a sus dibujos, que derivan de su ecléctica lectura: Marcel Proust, Henry James, la Biblia, William Blake y John Ruskin, pero también revistas y novelas baratas.