28 de enero de 2002

PRESTAMOS
Nos prestan el Balzac de Rodin para celebrar la Capitalidad Cultural Europea... y qué hacemos? Nos liamos a botellazos con la escultura. Triste, no? En fin, sólo es una anécdota pero seguramente quienes hicieron tan "heroico" acto desconocen quienes fueron Balzac y Rodin, y eso es más triste aún.

Cambiando de tema, retomando la idea de Rodin como "escultor total", un joven escultor británico llamado Keith Tyson presentó en la última Bienal de Venecia la escultura denominada The Thinker (after Rodin), lo que hizo fue recubrir una de las salas de exposiciones con apuntes técnicos a modo de diario científico.
En esta obra crea una vida artificial, un gigantesco monolítico metálico, que emite impulsos eléctricos. Teniendo una base de datos de 33.000 años, la historia de la humanidad, se convierte en un nuevo hombre, un ser inteligente y autosuficiente. Pero con una carencia: sabemos que está pensando, pero no sabemos en qué.
Es una obra en la que se reflexiona sobre cómo surge el pensamiento humano, que se esconde detrás miles de fórmulas científicas recogidas en el diario, y que refleja el problema de falta de comunicación con el exterior.

En su más reciente exposición "Supercollider" (nombre coloquial de la partícula aceleradora CERN en Ginebra) sigue reflexionando sobre su fascinación por estos conceptos científicos, encarnados esta vez en el mundo de las estrellas, los planetas y toda la energía que fluye en el espacio.

Tres esculturas nos invitan a la reflexión de un universo en constante movimiento. En el centro, A tiny bubble of complexity, una esfera gigante que cambia de color y respondiendo a impulsos internos, Field of heaven long shot magnet, un máquina que representa los planetas y satélites del sistema solar, y A Night in a Billion, doce paneles dibujados con estrellas que pueden ser combinados de 460 millones de veces diferentes. Una obra conceptual con una fascinante presentación plástica y que invita a la reflexión sobre la naturaleza primigenia y última del ser humano.



Keith Tyson, Supercollider, 2001 (Studio Wall Drawing)