15 de enero de 2002

EL PAJARO LUNAR
De la figuración al gesto es el título de la muestra de Joan Miró con la que el castillo real de Tours estrena una nueva etapa como centro de exposiciones de arte del siglo XX y creación contemporánea.
Se reúnen 125 grabados, 50 esculturas, así como 33 fotografías del artista firmadas por Francesc Català-Roca.

Entre las esculturas incluidas destaca El pájaro lunar, un bronce monumental de 700 kilos concebido en 1968 y que salió dos años más tarde de la fundición. Donada a la ciudad de París, fue instalada en 1974 en la plaza Blomet, cerca del lugar donde el artista tuvo su primer taller parisiense -el de Pablo Gargallo-, entre 1919 y 1927.
Se trata de la primera vez que el Ayuntamiento de la capital francesa presta esta escultura, considerada una de las obras más emblemáticas por el nieto del maestro, Joan Punyet Miró, quien además apunta que Miró "llevaba los objetos encontrados a su taller para escucharlos, para obedecer a sus dictados y ensamblarlos en formas que transformaban una rama en pájaro, un pedrisco en cabeza, un calabacín en sexo. Las formas presentadas en Tours son ásperas y violentas, florecen y germinan con la energía de una flor salvaje".