5 de diciembre de 2001

SÓLO PARA TUS OJOS, SÓLO PARA LA RED
El MOMA de Nueva York, debido a sus obras de ampliación en Long Island, ha decidido hacer una exposición que sólo podrá verse en internet. Presenta ciento veinte obras de los artistas del grupo Die Brücke (Dresde, 1905), que pueden consultarse agrupadas en ocho temas (la ciudad, retratos, influencias exóticas, temas cristianos, el cabaret, desnudos, retratos y conexiones literarias).

Die Brücke, en castellano, "El Puente", fue el movimiento artístico que marcó el comienzo del arte moderno en Alemania. Su nombre simbolizaba el puente de intereses comunes que les unía así como su conexión con el futuro.
Fue fundado en Dresde en 1905 por un grupo de artistas expresionistas alemanes; algunos de sus miembros fueron Ernst Ludwig Kirchner, en cuyo estudio solía reunirse todo el grupo regularmente, y sus amigos Erich Heckel, Fritz Bleyl, Karl Schmidt-Rottluff y, más tarde, Emil Nolde y Max Pechstein. Eran cuatro estudiantes de arquitectura, nacidos en familias burguesas y sin formación académica pictórica, que deciden luchar y romper radicalmente con el arte anterior. Desarrollaron un intenso trabajo en equipo, aprendiendo unos de otros, criticando sus propias obras e interpretando las de sus compañeros. Esto explica la homogeneidad estética que llegaron a alcanzar.

Anunciaron su creación, como grupo, a la comunidad artística alemana, en un manifiesto redactado y grabado en madera por el propio Kirchner: Con la fe en la evolución, en una generación nueva tanto de creadores como de gozadores de arte, convocamos a toda la juventud y, como juventud portadora del futuro, deseamos procurarnos libertad de brazos y de vida frente a las fuerzas bien establecidas y más viejas. Está con nosotros todo el que refleja, directamente y sin falsearlo, aquello que le impulsa a crear.
La vida del grupo estuvo marcada por las nuevas tendencias filosóficas que imperaban en aquél momento en el ambiente intelectual alemán.

Las obras de todos ellos estaban marcadas por la visión satírica de la burguesía y el fuerte deseo por representar las emociones subjetivas. Propugnaban la libertad e independencia absolutas, lo que se reflejaba no sólo en su estilo, sino también en su temática.
Sus propias inquietudes les llevaron a fijarse en otros movimientos de vanguardia que afloraban en distintos países europeos. Hay cierta afinidad entre el estilo desarrollado por el grupo y la pintura de los Fauves. Fue también muy decisiva la influencia del arte primitivo, que conocieron estudiando la escultura africana y oceánica en el Museo Etnológico de Dresde, lo que se tradujo en un estilo de formas endurecidas con contornos esquinados.

A partir de 1912 y 1913 el estilo de cada uno de los artistas se hace más individual, perdiendo la uniformidad de grupo propia de los trabajos de Dresde. Esto debilitó la unión, que se hizo patente cuando Kirchner realizó en el año 1913 la Crónica anual de Die Brücke provocando la oposición y rechazo de sus miembros, que acordaron finalmente su disolución.