4 de diciembre de 2001

CHAGALL, BÍBLICO
Partiendo de un único hilo conductor, el tema bíblico, la exposición “Chagall: el mensaje bíblico (1931-1983)” es una muestra que reunirá a partir de enero, un significativo conjunto de 86 obras de técnicas diversas.
El tema bíblico, uno de los más representados por Marc Chagall (Vitesbsk, 1887-Saint Paul de Vence, 1985) a lo largo de su trayectoria artística, es el núcleo de esta muestra, que hará posible ver en Gerona la obra de uno de los creadores más singulares del siglo XX.

Podrán contemplarse 23 óleos (sobre tela, papel, cartón o contraplacado), 35 pinturas y dibujos sobre papel -donde se incluye la serie “The Story of Exodus”-, dos esculturas (un bronce y un bajorrelieve en mármol), tres obras de cerámica, un tapiz de lana, una serie de 12 grabados para la Biblia y la serie de 10 litografías para “Verve”.
Las piezas que forman parte de esta muestra son mayoritariamente escenas del Antiguo Testamento (“La creación del hombre”, “La lucha de Jacob y el ángel”, “La travesía del Mar Rojo”...), aunque también encontramos algunas del Nuevo Testamento (“El hijo pródigo”, “El descenso de la cruz”...).

Chagall trató en sus creaciones temas muy diferentes, pero el conjunto de su obra no puede entenderse sin enmarcarla dentro de la tradición judía de la Rusia ortodoxa de su ciudad natal. La Biblia y la historia del pueblo judío son temas que el artista trabajó hasta el final de su vida. El autor empezó a transmitir, ya en sus primeros trabajos, este sentimiento por las cosas sagradas.
Considerado uno de los mejores coloristas del siglo XX, la pintura de Chagall representa en toda su plenitud, mediante el cromatismo rico y brillante, lleno de amarillos, naranjas, verdes, azules, rojos y violetas, la riqueza y la complejidad que caracterizan la naturaleza.
El creador no se dejó seducir por las teorías y no se dejó influenciar tampoco por ninguno de los movimientos artísticos de su época. Siempre siguiendo su propio camino, Chagall no dejó nunca de pintar temas religiosos, temas que dejaron de ser centro de atención de muchos artistas de su época.