19 de noviembre de 2001

TORSO DE ORO
Hace algo más de dos meses comenzaron las excavaciones arqueológicas en el Palacio de Mayoralgo (Cáceres), fue entonces cuando los obreros que trabajan en la rehabilitación del edificio como nueva sede de Caja Extremadura se toparon al cavar en el patio para instalar una grúa con unos restos romanos, una construcción de tipo hidráulico que podría ser un canal o una fuente.

A partir de ahí se siguió excavando, y ahora ha aparecido un torso romano de bronce recubierto con oro, junto a una pared de tipo monumental, a unos tres metros de profundidad. También se han sacado a la luz varios muros romanos y una construcción que probablemente sea una terma.

El torso es un hallazgo único en la Península Ibérica, pues hasta la fecha tan sólo se habían encontrado algunos similares en Italia y el norte de África; data del siglo I después de Cristo y representa a una divinidad o a un emperador, estaba ubicado en un lugar público e insertado en una edificación, y está roto intencionadamente.