5 de noviembre de 2001

RETRATOS
El Museo Thyssen-Bornemisza presenta hoy en Madrid una nueva exposición de la serie “Contextos de la Colección Permanente”, que en esta ocasión gira en torno a la obra del artista austriaco Oskar Kokoschka (1886-1980); en concreto, un conjunto de retratos psicológicos que realizó entre 1909 y 1914, cuando trabajaba en Viena, Suiza y Berlín bajo la protección del arquitecto Adolf Loos.

La muestra reúne un total de 11 cuadros que representan un conjunto muy significativo del particular estilo que Kokoschka desarrolla ya en su etapa de juventud y, sobre todo, de su novedosa concepción del retrato y de la maestría que alcanzó en la plasmación de la figura humana.
En este grupo de retratos se ponen de manifiesto las principales características de su arte: su gran expresividad, el uso de una paleta de colores muy restringida, así como su inconfundible trazo violento.
El artista centró la atención en la captación de los sentimientos del modelo en detrimento del parecido físico, una de las más importantes aportaciones de Kokoschka al retrato moderno.
Con una pincelada fluida y alargada, el pintor insiste particularmente en las manos y en el rostro, donde vuelca toda su expresividad. El aire introspectivo de los personajes y la ausencia de elementos que definan su status social o su ocupación son, por otra parte, un fiel reflejo de lo que el artista pretendía.

El núcleo de la exposición lo constituye el “Triple retrato de los hermanos Schmidt”, lienzo que fue recortado en tres partes en los años 50. Una de ellas -Hugo Schmidt- se da por desaparecida; la parte central -el “Retrato de Max Schmidt”- se conserva en la colección permanente del museo Thyssen; y la tercera -“Carl Leo Schmidt”- pertenece a la colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Los hermanos Schmidt, Hugo, Leo y Max, eran propietarios de una floreciente empresa de muebles y decoración de interiores establecida en Viena y Budapest, y mantenían también una estrecha relación profesional y de amistad con Adolf Loos; seguramente a través de él encargaron este triple retrato a su protegido Oskar Kokoschka.

Junto a los dos únicos fragmentos que se conservan, el itinerario de la muestra permitirá también ver, entre otros, los retratos de su mentor, Adolf Loos, y de su compañera, Bessie Bruce; del matrimonio Victorie y Joseph de Montesquiou Fezensac; del aristócrata italiano Conte Verona; o el retrato de quien fuera compañera del artista, Lotte Franzos.