16 de septiembre de 2001

PLAZA DEL CASTILLO
El asentamiento romano de Pamplona entre los siglos I al IV no solamente ocupó la parte alta de la ciudad (el actual barrio de la Navarrería) sino que se extendió por la Plaza del Castillo. Los restos arqueológicos encontrados en las excavaciones del parking (cerámicas, monedas, sellos y muros) han confirmado una hipótesis que los expertos habían barajado.
Los estratos romanos se han localizado inicialmente en algunas de las trece catas realizadas por el equipo arqueológico del Gabinete Trama en la Plaza del Castillo. Se trata en concreto, según explicó Corpas, "de varios fragmentos de cerámica correspondientes a materiales de cocina, una moneda, varios huesos trabajados en un taller y restos de muros que podrían corresponder a zonas de habitaciones".