27 de junio de 2001

Y SIGUIENDO EN EL PRADO
Se inaugura en el Prado una exposición repleta de valiosas piezas procedentes de su colección de mosaicos y piedras duras. Es una colección considerada por los expertos como la más importante del mundo después de la atesorada por los museos de Florencia.
En la galería central y en una sala anexa a la pinacoteca del museo madrileño, la exposición del Prado rescata ahora la belleza e importancia de estas piezas, como los dos tableros realizados con mármoles, piedras como el lapislázuli, procedentes de Egipto, Turquía o Grecia, entre otros países, y cuyas formas y colores son sorprendentes.
Alvar González Palacios, comisario de la muestra, pidió en la presentación la voluntad de acuerdo entre el Prado, Patrimonio Nacional y el Arqueológico, para algunos conjuntos de piedras duras y mosaicos puedan verse de forma conjunta en un mismo espacio y no diseminados, como ocurre actualmente.