28 de junio de 2001

EL "PRECIO" DEL ARTE
Un ejemplo más para que después se tilde al arte contemporáneo de "inasequible" tanto estética como económicamente.
En una subasta celebrada ayer en la sala Christie´s de Londres, la "estrella" fue un caballo disecado que cuelga del techo gracias a unos tirantes.
Su título, "La balada de Trotsky" (1996). Su autor, Maurizio Cattelan.
Partía con un precio estimado de 400.000 libras (unos 110 millones de pesetas) y finalmente fue rematado en 170 millones. Fue el precio más alto de la subasta celebrada ayer.
Cattelan ha sido descrito por los críticos como travieso, estafador, ingenioso, ladrón... Sus esculturas, performances e instalaciones son poco ortodoxas y convencionales. La intención de este artista con su "caballo disecado" es una mirada irónica y burlona a sus predecesores en la Historia del Arte, especialmente de sus compatriotas. Quiere reescribir la Historia del Arte desde el punto de vista de un impostor, de un tramposo.
Apostamos que como siga en esta linea lo conseguirá rapidamente.